Blogia
La Tierra no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos.

Villafranca del Bierzo: celebración de la 'Festa do Maio' (1/5/09).

Villafranca del Bierzo: celebración de la 'Festa do Maio' (1/5/09).

Levántate maio, bastante dormiche,

Pasou un burro e non o sentiche.

 

El primer día del mes de las flores es, además del Día de la clase trabajadora, la fecha de celebración en Villafranca del Bierzo de una ceremonia ancestral, cuyo origen se pierde en el principio de los tiempos.

La “Festa do Maio” es una muestra de la fuerza de la tradición en el mundo rural, ya que su origen pagano estaría vinculado al ciclo mágico y regenerador  de la naturaleza y también a arcaicos ritos relacionados con la fecundidad de los hombres y de las cosechas.

Entra mayo con sus flores,

Sale abril con sus amores.

A día de hoy, la fiesta de “los maios mozos” de Villafranca es el único ejemplar vivo en Castilla y León de una festividad que hace cien años era común en Galicia, e incluso en Portugal, pero que hoy ha desaparecido casi por completo. Tenemos referencias de su celebración en lugares como Orense, Lugo o Ribadeo, en donde los árboles reverenciados son figuras estáticas, que poco tienen que ver con la vitalidad y el colorido de la manifestación cultural villafranquina. Héctor Silveiro, uno de los artífices de la recuperación de esta tradición, nos explica que ésta “ha venido celebrándose prácticamente sin interrupción desde muy antiguo, salvo un pequeño parón durante la guerra civil”. Sin embargo, en la década de los setenta, volvió a sufrir algún desmayo.

Este maio, señora é,

este maio andaba de pé.

El cristianismo en su afán por acabar con los ritos paganos, cuando no pudo alcanzar su objetivo optó por asimilarlos, transfigurando su contenido. Así, los árboles del rito primigenio acabaron convertidos en cruces arboladas. El etnólogo Julio Caro Baroja, hace referencia en su obra a esta ceremonia en la cual los hombres se transmutan en árboles fertilizantes.

Tire castañas señora María,

Tire castañas que as ten na cociña.

En Villafranca, los participantes en la procesión son revestidos de apio caballar (una planta herbácea común en la zona conocida como “cañaveira”) y transmutados en “árboles” que se desplazan con su séquito por las calles del pueblo, incluida la extraordinaria calle del Agua, entonando una melodía de origen medieval, muy reiterativa, que parece estar relacionada en su origen con el camino francés de Santiago de Compostela.

Las diferentes procesiones parten de diferentes barrios del pueblo para confluir, finalmente, en su plaza Mayor, en donde se celebra el baile final. Les acompaña el sonido de la “Escola de gaitas de Vilafranca”, también comprometida con la recuperación de esta vieja tradición, y algunos tambores.

Esta casa é de cristal,

Onde vive un general.

Los danzantes están acompañados de “maias”, jóvenes muchachas engalanadas con coronas de flores y proveídas de cestos en donde recogen las ‘castañas’ (hoy día remplazadas por algunas monedas) que los vecinos les arrojan, al paso y a su requerimiento, desde balcones y  ventanas. Las estrofas, cantadas en gallego antiguo, premian o castigan la generosidad o la racanería de los requeridos. Hemos recogido algunas de ellas:

Esta casa é de lousa,

Onde vive una rañosa.

Estas portas son de ferro,

Onde vive un cabaleiro.

Como observara Menchu Monteira de la Fuente, una de nuestras compañeras de viaje, las mujeres son las que salen peor paradas en estas letrillas antiguas. Posteriormente, los protagonistas del festejo, en un gesto simbólico probablemente relacionado con el renacimiento del mundo vegetal, se tienden en el suelo varias veces a lo largo del recorrido, en donde reposan hasta que sus acompañantes los alzan de nuevo.

Concluido el recorrido los organizadores  continúan manteniendo la tradición celebrando un festín en el que no faltó de nada, pese a manifestarnos que apenas cuentan con apoyo institucional para cubrir gastos. La fiesta siguió con danzas, acompañadas de música gaitera, en las que muchos participaron alegremente, sobre todo las mujeres.

El festejo sirvió también como punto de encuentro para mucha gente vinculada al ecologismo en el Bierzo. Así que os animamos a participar en ella el próximo año.

ELM.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres